viernes, 14 de diciembre de 2012

Me gusta, soy feliz...



Soy feliz cuanto madrugo tranquilamente cada mañana y comienzo con el ritual de preparar el desayuno: café, té, tostadas...y relajada voy al salón a tomarlo,  en silencio mientras observo por la ventana el oscuro cielo y las primeras luces de los coches.




Me gustan mucho los objetos antiguos porque despiertan en mi una sensación tan maravillosa, sé que han "vivido" en tiempos que yo no conocí y me gustaría poder tocarlos, cerrar los ojos y ver en mi mente como era el mundo en aquella época.




Adoro la sensación que siento cuando entro en una biblioteca, es maravilloso ver tantos libros que puedo leer, me gusta ese aroma a cultura a infinito..me pasaría horas y horas leyendo.







Me gustan las personas cultas, nobles, las que tiran hacia delante cuando todo va mal y no se quejan, las que no saben que es la envidia.

Me gusta el otoño.



Adoro pasear cerca de los árboles porque siento que soy más de campo y naturaleza que de asfalto aunque no me quede más remedio que vivir en la ciudad.

Me gusta estar con mis hijas.Me siento feliz porque de momento tengo un techo donde estar y un plato de comida cada día.No necesito ropas de marca, ser propietaria de una casa, de un coche y de mil accesorios electrónicos...
Me gusta ayudar a los demás porque me hace sentir bien ver al prójimo mejor .
A veces me doy cuenta que no todo el mundo es como yo y que hay personas que necesitan tener cosas materiales para ser feliz, que necesitan tener más y más para ser feliz, personas que le dan valor al de al lado por como vista y calce ...pobres!!

Sé que aunque de alguna manera esté atada en lo físico, mi corazón es libre porque no dependo de nadie y el día que quiera a alguien ya se verá.

A veces me siento un poco identificada con un verso en particular de Espronceda :"El mendigo" con el que termino esta entrada:

Vivo ajeno
de memorias,
de cuidados
libre estoy;
busquen otros
oro y glorias,
yo no pienso
sino en hoy.